Cuba: la revolución no se hará en línea

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones

Si bien la llegada a la isla del cable submarino de fibra óptica ALBA-1, proveniente de Venezuela, y el desbloqueo de algunos sitios web constituyen un rayo de esperanza,  Cuba sigue impidiendo que la mayoría de su población tenga acceso a una Internet libre. El régimen castrista ha desarrollado un modelo de control original, basado en la existencia de una Intranet local; el acceso a Internet es excesivamente caro, los precios son prohibitivos; a lo que se suma la omnipresencia de las instituciones gubernamentales.

 Alto a los contenidos “antirrevolucionarios”

El órgano de censura del país, el Departamento de Orientación Revolucionaria (DOR), filtra toda la información que se publica en los medios de comunicación oficiales, según los criterios establecidos por el partido oficial. En otras palabras, se bloquea automáticamente todo contenido considerado “antirrevolucionario”. Estas directivas de censura, que no sólo se aplican a la web, se basan en ciertas disposiciones del Código Penal que criminalizan “el desacato”, “la difamación”, “la calumnia”, “las injurias” y “las ofensas” a “las autoridades”, “las instituciones de la República”, y “los héroes y mártires de la nación”, entre otros.

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones fue creado en el año 2000 con el fin de velar por el respeto de la ideología revolucionaria defendida por el DOR en la Red. Hay muy poca información disponible sobre la tecnología que emplean las autoridades cubanas en términos de censura. La Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), así como la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) –proveedor nacional de acceso a Internet–, cuentan con departamentos de vigilancia y censura que respaldan las acciones del Ministerio. El bloqueo de contenidos en Internet es llevado a cabo por ETECSA.

 Cambio de medidas milimétrico

El año 2011 estuvo marcado por ciertas concesiones del gobieno, como el desbloqueo de algunos sitios web; es el caso de los portales Desde Cuba y Voces Cubana, donde están alojados numerosos blogs de opositores, entre ellos Generación Y, cuya autora es Yoani Sánchez. En cambio, la detención de una decena de blogueros y netciudadanos a finales de 2012, entre ellos Calixto Ramón Martínez, quien fue puesto en libertad siete meses después de haber sido encarcelado, neutralizaron este pequeño avance. Aunque estas interpelaciones se hicieron más esporádicas en 2013, es preciso constatar que los cambios en Cuba son milimétricos y que la situación continúa estancada.

)

En 2008 el porcentaje de conectividad a Internet era de apenas 1,2% de la población. Desde entonces, el número de puntos públicos de acceso a la Red habría aumentado: según las autoridades, en junio de 2013 se inauguraron 118 nuevas salas de navegación. Sin embargo, el precio de la conexión sigue siendo prohibitivo: equivale a un tercio del salario mensual promedio de un cubano (unos 21 dólares estadounidenses). Las autoridades afirman que en 2013 cuatro de cada diez cubanos accedían de manera regular a la Intranet, que les permite consultar su correo electrónico, así como algunas páginas de sitios oficiales. Según la agencia de información independiente Hablemos Press esta cifra se reduce a dos de cada diez. Es posible entrar a Internet en los hoteles internacionales, pero su uso está reservado a los turistas, que pueden permitirse gastar en ello 10 dólares estadounidenses (dos semanas de salario para un cubano, en promedio).

Además, las conexiones son vigiladas casi sistemáticamente. Para acceder a la red nacional los cubanos deben presentar sus documentos de identidad; navegan bajo el ojo vigilante de las cámaras y de los agentes de vigilancia en los cibercafés; asimismo, los ordenadores están equipados con programas como Avila Link (enlace en inglés), desarrollados en Cuba, que pueden cortar la conexión a la mínima sospecha de “alguna violación de las normas de comportamiento ético que promueve el Estado cubano”. Sitios web informativos independientes cubanos albergados en el extranjero, como Payo Libre, Hablemos Press, Cubanet, Cuba Encuentro y Martí Noticias, se encuentran en la lista negra y no es posible acceder a ellos, incluso desde el Internet de los hoteles internacionales.

Durante mucho tiempo las autoridades cubanas han atribuido las dificultades de conexión a Internet al embargo estadounidense. Sin embargo, ahora que Cuba cuenta con el cable de fibra óptica ALBA-1, este argumento se vuelve obsoleto y pone en evidencia la voluntad de las autoridades de controlar la Red, así como su temor frente a una Internet a la que se pueda acceder libremente. El uso de Internet a alta velocidad, que ahora es posible con ALBA-1, está restringido principalmente a funcionarios del Gobierno.

Si le creemos a las declaraciones oficiales, 2014 debería ser un buen año para el acceso a Internet en Cuba. ETECSA prevé comenzar a instalar líneas ADSL a fines de 2014 en zonas que posean las características técnicas adecuadas. Es cruel, pero el país carece de infraestructura y de los fondos necesarios para instalarla. La red telefónica no está desarrollada para ese tipo de conexión y se encuentra bajo el total control del proveedor del servicio a escala nacional: ETECSA. En estas condiciones es difícil imaginar que la llegada del ADSL a la isla tendrá un gran impacto. En enero pasado también se anunció que los cubanos podrán navegar en Internet desde sus teléfonos móviles, gracias a la entrada en vigor de una medida que permite que las facturas telefónicas de los usuarios de la isla sean pagadas por personas que residen en el exterior. Pero la recarga costeada desde el extranjero, más que una apertura para los cubanos, es una estrategia económica de entrada de divisas al país.

Algunos analistas observan, no obstante, que existe una tendencia a la apertura. El sitio web informativo Cubanet, con sede en Estados Unidos, hace siete predicciones tecnológicas para Cuba en 2014, entre ellas se encuentra el acceso a Internet a través de los teléfonos móviles, el desarrollo de wifi en la isla e, incluso, la posibilidad de que los activistas, al poder viajar fuera de la isla, adquieran conocimientos y formación en informática útiles para su seguridad en línea –esto, gracias a la reforma migratoria que entró en vigor el 14 de enero de 2013.

 Los blogueros, esos “mercenarios”

En el informe sobre los “Enemigos de Internet” de 2012 Reporteros sin Fronteras denunció la propaganda cubana, que “no deja de atacar a los blogueros críticos del régimen, a quienes acusa de ser mercenarios al servicio del ‘imperio’ estadounidense”. Estos “han sido víctimas de campañas de descrédito y difamatorias en los medios de comunicación del Estado, en los sitios de propaganda exteriores” y en blogs como Blogueros y Corresponsales de la Revolución y Las Razones de Cuba. El cable del gobierno estadounidense –difundido por WikiLeaks en 2009– que sugería que el régimen temía más a los blogueros que a otro tipo de disidentes, es más que nunca de actualidad. Durante su gira mundial, Yoani Sánchez anunció que lanzaría un diario digital en Cuba. “Puede pasar lo peor el primer día que lo hagamos, que nos tumben la puerta y que carguen con todos o que nos bloqueen la web”, afirmó. “Pero también puede ser que estemos sembrando unas raíces de prensa libre”, agregó.

Frente a los obstáculos para acceder a Internet, la información pasa de mano en mano a través de dispositivos USB; algunos también intentan crear puntos de acceso a la Red ilegales. Pero los agentes pueblan las calles para detectar y destruir las antenas satelitales, por lo que existen riesgos reales para las personas que lo intenten. Además, se han colocado antenas para bloquear las señales cada cinco kilómetros cuadrados. Los netciudadanos a veces pueden twittear a ciegas por SMS, sin estar seguros de que sus mensajes aparecerán en Twitter, microblogging que con frecuencia es blanco de bloqueos orquestados por ETECSA, que en ocasiones duran meses.

Los blogueros y colaboradores de sitios web de oposición como Hablemos Press o Payo Libre se ven obligados a recurrir a ciertas sedes diplomáticas para publicar sus escritos en sitios web albergados en el extranjero. Otros, como el grupo Martí Noticias, que se encuentra en Miami, cuentan con corresponsales en la isla. Los actores de la información que se encuentran allí, a menudo son víctimas de redadas en los medios de comunicación donde laboran o de detenciones arbitrarias. Fue el caso de Mario Echevarría Driggs, David Águila Montero, William Cacer Díaz, Denis Noa Martínez y Pablo Morales Marchán, detenidos durante algunos días en octubre de 2013. El escritor y autor del blog informativo Los hijos que nadie quiso, Ángel Santiesteban Pratz, fue condenado a cinco años de prisión en febrero de 2013. En febrero de 2014, un año después de que fue encarcelado, su abogada fue suspendida, por lo que ésta no podrá ejercer su profesión en los tribunales por un periodo de seis meses. El blog sigue informando sobre la situación de Ángel Santiesteban Pratz gracias al trabajo de activistas que colaboran al exterior de Cuba.